Godin sin límites

Porque en una temporada en la que Simeone tuvo que enseñar a competir a jugadores que no respondían a su ideario más básico por edad o mentalidad -Thomas, Correa, Vrsaljko, Lucas-, el Atlético pareció perder cosas por el camino: fragilidad para guardar el 1-0 a favor, situaciones defensivas reconocibles pasaron a representar una dificultad -defensa de la mediapunta y el centro al área, encajando muchos goles de dicha manera-. Lo que se daba por sentado pasó a cuestionarse. Y fue Godín quien estaba en el centro de todo. Sin ir más lejos, un planteamiento muy adecuado de su entrenador, recibiendo al FC Barcelona en el Wanda Metropolitano en mitad de muchas dudas colectivas, donde los colchoneros situaron sus líneas en los picos del área y la frontal, derivando todo el pensamiento ofensivo del rival hacia las bandas, pudo significar para Godín un duelo de iguales ante un más que titubeante Luis Suárez. Pero Godín también perdió, desubicado en un contexto muy familiar. Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
La temporada siguió su curso, con la Champions despidiéndose en diciembre, Griezmann desorientado y las ideas sin hacer del todo pie. Pero llegaron Diego Costa y las eliminatorias. Y un episodio entendido como límite, convertido en la eliminatoria balsámica, hicieron despertar al Diego Godín de 2014. Sirvió el Arsenal de la ida, con superioridad numérica, y el de la vuelta, con necesidad de remontar, para que el central uruguayo unificara el cómo con el qué, poniéndose en valor delante de la línea que separa el sufrimiento de la victoria. Llegados a Lyon, sumando todas las variables que llevan al Atlético a sentirse ampliamente favorito, conjuntando un espíritu competitivo común a su relación con la victoria con un recurso actualmente puntual pero antaño vital, Godín es el nuevoestandarte del despeje y la supervivencia. Dicha línea le ha hecho a entender que el juez divino llamado fútbol también da pan a quien no tiene dientes, por que el fútbol es una constante oportunidad para sentirse vivo.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Diego Godín ha estado buscando su momento durante toda la temporada actual. Podría decirse que la pasada campaña cabría en dicha ecuación, pues el uruguayo ha visto relegado su brillo durante los dos últimos años en los que el Atlético más pasos, en toda dirección, ha tenido que dar. Desde la marcha de Diego Costa, el ascenso de Griezmann, la despedida de Raúl García o el paso adelante de Thomas Partey, el Atlético de Madrid ha tenido que alejarse, previa recomendación del paso del tiempo, de un trocito de su concepto. Al final, el futbol es de los futbolistas y el tiempo se lo lleva todo, así que no le quedó otra a Simeone que despresurizar lo que estaba sucediendo. El caso es que, cerca de jugar de nuevo por un título, justo cuando todo el mundo mira y apunta lo que luego recordará, Diego Godín acumula elogios y levanta más de una pasión. Su confianza ha recobrado cuando todo su alrededor tuvo que atrincherarse.
Godín ha visto muy comprometidas sus principales virtudes, incluso en escenarios donde pudo destacar