Modric

Y ese, además del que pregona la súper potencia goleadora de Ronaldo, es el discurso al que se ha venido aferrando el Real Madrid a lo largo de las últimas temporadas; en vistas a que este sábado tiene la oportunidad de levantar su cuarta Champions en los últimos cinco años. El de Zadar, una de las ciudades más bellas que contempla el Adriático, cumplirá 33 otoños en el próximo mes de septiembre, pero su fútbol respira preeminencia y frescura por los cuatro costados. Ahora bien, para desarrollar este hecho, conviene apuntar que Modric no es el mismo que el de 2012, ni el de 2013, ya que ni siquiera guarda todas las similitudes con el de 2016. En base a esa constante adaptación a las circunstancias es cómo Modric ha conseguido ser, aún a estas alturas del presente 2018, la figura sobre la que el Real Madrid ha implantado su actual hegemonía para con el fútbol mundial. El mediocentro croata, gracias a la evolución que

Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
ha ido experimentando durante todos estos años, es un adelantado al juego de posición que simboliza, o cuanto menos orienta, (casi) todo proyecto que se haya levantado a partir del año 2010.
Luka Modric disfruta donde (y cuando) peor se lo pasan el resto de los mortales. Si el futbolista croata está bien –se debe incidir en este detalle, ya que durante esta temporada ha dejado ver sus máximos pero también sus mínimos- su juego es indispensable para equilibrar las dos mitades del actual campeón de Europa. Ramos, Marcelo, Modric y Cristiano son, al margen de otro tipo de matices, los cuatro grandes pilares sobre los que el Real Madrid ha edificado su dominio en lo que va de lustro. Pero el caso de Luka es realmente significativo por todo lo que le da al equipo a partir de su posición como interior derecho. Llegó al Real Madrid de José Mourinho para acompañar a Xabi Alonso, Khedira y Mesut Özil desde una zona y un rol intermedios a todos ellos; fue interior con Ancelotti en un 4-3-3; y ahora, desde la llegada de Zinedine Zidane ha visto cómo, sin profundizar mucho más en su entorno, fija y desfija una posición que le ha llevado a recorrer muchísimos kilómetros. Una función que este sábado, como ya le sucedió en la visita del Bayern al Santiago Bernabéu, deberá volver a nivelar al principio y final de cada arrancada ante los múltiples peligros que le propondrá este Liverpool en la final de Kiev.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
A nivel de sistema, el fútbol de Luka Modric debe ser analizado como un alivio, además de un contrapeso, ante todos esos detalles que la pizarra del Real Madrid no llega a alcanzar. En el aspecto defensivo, sin ir más lejos, es lógico reconocer que el Real Madrid obtuvo su pase con muchísimo sufrimiento ante el Bayern de Alaba, Ribéry y James Rodríguez.